Sin gritos en el Palacio

El actual Combinado Deportivo Vicente Ponce Carrasco, otrora Palacio de los Gritos, presenta una situación precaria. ¿Se perderá definitivamente un lugar histórico de La Habana?

José Luis Lugo evoca miles de recuerdos cuando habla del antiguo Frontón de jai alai —más conocido como Palacio de los Gritos— en Concordia y Lucena, Centro Habana, hoy Combinado Deportivo Vicente Ponce Carrasco. Tantos años dedicados a la también denominada cesta punta hacen un nudo en su garganta cuando habla de tiempos pasados.

Lugo practicó esta disciplina siendo aún adolescente. En aquel lugar vio enfrentarse a los mejores pelotaris de la época y fue testigo de la grandeza del primer y mayor templo de jai alai en América. “Cuba era, después de España y Francia, la plaza más fuerte del mundo. Tenía un cuadro de jugadores que era la envidia de todos”, señaló.

Hoy la situación es bien distinta y le duele ver cómo el otrora “frontón más grande del mundo” se desmorona.

¿Un coloso municipal?

En el año 1959, la Revolución propuso una sociedad diferente para todos los cubanos, y el deporte no quedó al margen de las transformaciones sociales. Los jugadores extranjeros de jai alai —entonces disciplina elitista— se marcharon y el histórico Palacio de los Gritos quedó a la espera de certámenes amateurs.

Por décadas, la confortable instalación solo vivió momentos deportivos con la celebración de topes de boxeo,  festivales recreativos, algún que otro partido de baloncesto y voleibol. La mayoría de ellos de nivel municipal y provincial.

El campeonato mundial de pelota vasca en 1990 y los Juegos Panamericanos celebrados un año después en La Habana parecían que devolverían la vitalidad al Ponce, pues sirvió de subsede a ambos certámenes, luego de una reparación capital. Sin embargo, tanto esfuerzo se escapó en menos de una década.

Y entonces llegó el ciclón

“Los ciclones que azotaron al país en el 2008 terminaron de desbaratar los techos de la instalación que ya estaban en malas condiciones”, contó Lourdes Pérez, actual administradora del Ponce Carrasco, quien reconoció que “desde esa fecha el centro cayó en picada. Hace más de dos años que se declaró en peligro de derrumbe y las clases las damos  fuera, en otros espacios, porque aquí es muy riesgoso estar”.

Según pudimos constatar, los 20 entrenadores que conforman la plantilla del Ponce Carrasco se encuentran dispersos por todo el municipio. Willy Fernández, subdirector de Deportes de Centro Habana, argumentó que “las áreas no son las adecuadas para el entrenamiento de las diferentes especialidades, ni tienen las condiciones que  reúne el Ponce. La lógica indica que la calidad de las clases y el aprendizaje de los deportistas disminuyen”.

Con más de 10 años de experiencia como entrenador de boxeo, el profesor Luis Duvergel confesó que los trabajos que pasa a diario para preparar a sus pupilos son incontables. “La última competencia que hubo aquí fue el provincial de boxeo, que se organizó cuando el techo estaba sin tejas porque el último ciclón lo dejó pelado”.

Naturaleza vs. responsabilidad

La naturaleza no es la única culpable del estado actual en que se encuentra el Ponce Carrasco. La responsabilidad es compartida con quienes —a pesar de tener el compromiso de velar por el cuidado y custodia del edificio— no se ocuparon del valioso inmueble.

En los últimos 20 años no se ha ejecutado una sola obra de reparación y mantenimiento en la instalación, pero su cuidado después de 1991 deja mucho que desear por parte de quienes estuvieron a cargo de ella.

Dentro de las causas del deterioro actual figura que no existe siquiera una persona que se ocupe de dar mantenimiento a ningún área interior. “Si se cae esta puerta la tengo que arreglar yo, si no, así se queda”, le escuchamos decir a una trabajadora del centro.

Tampoco las autoridades del Consejo Popular Cayo Hueso, barrio que acoge al emblemático centro deportivo, recuerdan alguna iniciativa en las dos últimas décadas para evitar que el Ponce llegara a las condiciones actuales.

El presidente del Consejo Popular, Silvio Castro Hernández, expresó que las perspectivas son inciertas. “Ojalá lo repararan, porque el Frontón tiene dos funciones en el barrio. La primera, histórica: en Cayo Hueso mucha gente habla con orgullo del antiguo Palacio de los Gritos y de las personalidades que jugaron aquí o lo visitaron.

“La segunda, promoción de la práctica del deporte; pues nosotros tenemos carencia de estas instalaciones en el municipio y desde que se decretó el peligro de derrumbe los profesores trabajan en la calle, en locales que les facilitaron o ellos resolvieron, pero la mayoría de las áreas sin las condiciones necesarias”.

Idelma Rodríguez, veterana delegada de la circunscripción, quien transita por su quinto mandato, reveló que no solo los jóvenes pierden espacio. “Antes los abuelos hacían sus ejercicios allí por las mañanas, ahora tienen que ir hasta el parque Quintín Bandera. En las asambleas de rendición de cuenta la población plantea de manera continua su
preocupación por el Ponce Carrasco”.

Marisel Herrera, directora de Deportes de Centro Habana, explicó que el inmueble necesita hoy una gran inversión y a nivel municipal no existe ese presupuesto.

Más cerca de la realidad

José Luis Lugo tuvo la dicha de competir en el Frontón en su juventud y, además, la oportunidad de ser el primer entrenador de la selección cubana de cesta punta (1989- 1990). Pocos como él conocen la historia de este deporte en Cuba.

“Antes del 11º Campeonato Mundial de 1990, el Ponce estaba en pésimo estado, incluso con el tabloncillo destruido. Se reparó todo y comenzamos a entrenar allí. Previo al mundial organizamos hasta una Copa Capitán San Luis. Pero  después de ese evento volvió a acoger otros deportes. ¿Por qué no se mantuvo y cuidó lo hecho, como ha ocurrido  con el velódromo y las canchas de tenis, que se hicieron para los Juegos Panamericanos, por la misma fecha en  que se reparó el Frontón?”, recordó Lugo.

En el 2001 la federación internacional homenajeó a varios pelotaris cubanos por el centenario de la práctica de la cesta punta. En conjunto con su homóloga cubana surgió la idea de reparar el Ponce para la celebración de encuentros internacionales.

Soluciones in vitro

Los costos para revitalizar el Ponce son altos y la situación económica del país da poco margen a esa posibilidad hoy. Acometer tal inversión sería casi un lujo, no obstante, hay algunas posibles soluciones al tema, según pudimos conocer.

El ingeniero Luis Ramón Rodríguez Santos, jefe de control territorial del Plan Maestro de la Oficina del Historiador,  reveló que esa institución podría rescatar el Ponce, pero el hecho de que se encuentre fuera del límite de la zona priorizada de esta Oficina impide que ellos tomen la iniciativa.

“Estamos dispuestos a escuchar solicitudes. Si el gobierno municipal o provincial lo propone y justifica el valor histórico y cultural del inmueble, cabe la posibilidad de que se invierta y rescate el centro”, comentó.

Hay ejemplos concretos de trabajos realizados por esa entidad fuera del área priorizada, como por ejemplo, la Casa de las Tejas Verdes, la de Hemingway, la de la FEU, y el Cementerio de Colón. “Varias son las vías para lograrlo, pero lo más importante es que las instituciones u organismos interesados lo propongan con seriedad”, acotó Luis
Ramón.

La delegada Idelma Rodríguez también propuso una salida. “En Cayo Hueso hay varios proyectos de coordinación con entidades de otros países que han dado resultados, y explorar este camino podría traer respuestas”, concluyó.

El Palacio de los Ecos

Durante las últimas dos décadas, la desidia, la falta de exigencia y sentido de pertenencia de los responsables de la instalación convivieron con los muros y las fallas típicas de una construcción que ya suma más de 110 años. La ausencia de dinero no puede ser la causa de toda justificación. Miles de ejemplos exponen lo que el refranero popular vocifera; cuando se quiere, se puede. La iniciativa, el interés y el trabajo sistemático pudieron impedir que el Palacio de los Gritos fuera hoy el “Palacio de los Ecos”.

Comentarios

Esto pasa con casi todas las

Esto pasa con casi todas las instalaciones deportivas de la capital, donde han dejado de ser subordinacion de las direcciones nacionales y provinciales que si tienen los recursos y las han puesto en manos de los gobiernos municipales que apenas tienen presupuesto para resolver los problemas de viviendas, despues de leer estas barbaridades uno solo le cabe la respuesta, por que son los resultados deportivos en los ultimos periodos tan deprimentes, les propongo que visiten el Ponton, la Kid Chocolate, Academia de Gimanasia (Belascoin) Ramon Font, Parque Marti, Camilo Cienfuegos,por solo mencionar algunnos de los que en tiempos anteriores salieron los campeones del deporte revolucionario, lo que falta es la voluntad politica.

da pena que tantas y tantas

da pena que tantas y tantas instituciones deportivas se encuentren en la ruina, por falta de mantenimiento y falta de gestion que quedara para el futuro, ruinas nada mas?

El Ponce no solo esta en

El Ponce no solo esta en ruinas por falta de dinero, hay muchas instituciones y personas que pudieron haber evitado que la situación llegara al extremo en el que hoy se encuentra y que no hicieron nada. Seguro ahora quieren pasarle la mano porque ya salió en la prensa

Ojalá nuestros medios

Ojalá nuestros medios publicaran más cosas así, críticas pero reales.

Me parece muy bueno el

Me parece muy bueno el artículo estoy segura que va a generar una atención al problema aunqe no pueda ser inmediata por la cantidad de recursos, pero si la discipina y el orden se deben exigir. Lo que es extraño es que no permitan que un periodista entre en el local

Me imagino q ni lo dejaron

Me imagino q ni lo dejaron entrar a tirar fotos para que no viera el desastre porque yo vivo cerca del Frontón y aquello, desde que yo era un niño y entrenaba allí, estaba desahuciado

Me ha llegado este escrito

Me ha llegado este escrito sobre el otrora Palacio de los Gritos y quisiera aclararle algunos hechos: El referido frontón fue clausurado en el año 1962 por el entonces Director del Inder Jose LLanusa y me imagino que mandato de Fidel Castro Ruz por ser un centro de corrupción según su criterio, no obstante no se cerraron las carreras de caballos que igualmente era de apuestas hasta el año 1965.Por lo que pienso hubo algo mas entre bambalinas. Los que alli jugabamos pasamos a ser instructores en diferentes campos deportivos de la capital a mi se me asignó el Francisco Cardona en Santos Suarez pero ya en diciembre de ese año decidieron acabar con el deporte por que no era un deporte olímpico. No daba medallas en competencias internacionales. Tambien quiero decirle que en mi opinión no era un deporte elitista por que la mayoria de los que practicabamos ese deporte eramos hijos de obreros en mi caso mi padre era chofer de autobuses modernos y el de Lugo si mal no recuerdo tambien. Es verdad que las grandes estrellas se marcharon en el año 1960 por que ganaban mas jugando en la Florida, pero quedaron muchisimos jugadores españoles en el fronton que se marcharon cuando el gobierno lo cerró definitivamente. El sistema cubano no se moderniza y penaliza a los deportistas de elite a ser siempre amateur lo que les priva de competir en la elite mundial y de ganar dinero para su bienestar y el de sus familias, teniendo que esperar como medallistas el regalo de una casa o un coche .También esta originando la fuga masiva de los mejores atletas en diferentes deportes, tales como boxeo y beisbol. Espero que algun dia los dirigentes del pais permitan a sus atletas salir a competir profesionalmente sin que sean considerados traidores al igual que se permite a los artistas como Silvio Rodriguez, los Van Van, Alicia Alonso,etc . Ojala lo recuperen como sitio histórico por las personas que lo visitaron y por las que lo visitarian si volviera a ser la sede de la practica de la cesta punta. Sólo una cosa os pido no dejéis que muera ese bello deporte en la isla.

Participe en el mundial de

Participe en el mundial de pelota vasca en el ano 1990 en cuba, ahora por suerte vivo en miami.
Los castros lo han destruido todo. Hoy en dia la gente se muere de colera , pero todo eso lo resuelven facil, como? . Ocultando todo tipo de informacion.