Una singular probadora de juguetes sexuales

Gana 25 mil libras esterlinas (40 mil dólares) al año con este empleo, al que define como el mejor trabajo del mundo


La jovern británica Nat Garvey, de 24 años de edad,  es poseedora del que define como "el mejor trabajo del mundo", consistente en probar todo tipo de artefactos sexuales. Por este empleo la muchacha gana cuarenta mil dólares anuales, razón para sentirse sobradamente feliz.

Según cuenta a los curiosos lectores del diario The Sun, ella ha probado en su propio cuerpo cerca de mil juguetes sexuales, ropa de latex y lencería erótica. Expone a los lectores que "en lugar de estar rodeada de elementos de oficina y computadoras durante todo el día, tengo montones de juguetes eróticos para jugar".

Afirma la inglesa que ella no es una adicta al sexo, que representa a las chicas normales, que, como ella, necesitan comprar esos productos. Semanalmente Nat prueba decenas de artefactos y luego les pone una puntuación en informes que entrega a sus empleadores, una Sex Shop llamada Passion.

Cada semana la joven recibe  en su casa una caja contentiva de todos los materiales a evaluar, entre los que, asegura, hay productos geniales pero a veces también muy malos.

A cambio de sus evaluaciones recibe cada año unas 25 mil libra esterlinas, quevalentes a 40 mil dólares. Este es su segundo año en este oficio, según ella el mejor del mundo ¿Alguien podría opinar lo contrario?  Mis familiares y amigos saben lo que hago y les parece muy bien.

Unos cuatro millones de esos juguetes son vendidos en el Reino Unido cada año, más de la mitad de Ann Summers, y los números van en aumento.

En los próximos diez años las ventas mundiales aumentarán más de siete veces, a cutrocientos millones de dólares, según los investigadores.

"Los juguetes sexuales ya no son un tabú. Las muchachas solteras y las parejas deben saber cuánto los juguetes pueden enriquecer sus vidas. Mi trabajo es para recomendar  los que son buenos para las muchachas solteras, las parejas y los utilizables para las personas de todas las edades". dijo.