Iniciada Conferencia internacional de jóvenes trabajadores

La situación laboral de las nuevas generaciones acaparó la sesión inaugural de la II Conferencia Internacional de la Juventud Trabajadora

“Los trabajadores cubanos continuaremos defendiendo a toda costa nuestro socialismo como futuro para el pueblo y en especial para los jóvenes”, afirmó el miembro del Buró Político del Partido y secretario general de la CTC, Salvador Valdés Mesa, en la sesión inaugural de la II Conferencia Internacional de la Juventud Trabajadora, evento organizado por la Federación Sindical Mundial (FSM) con la participación de 133 delegados de 35 organizaciones sindicales de los cinco continentes.

 En su intervención, Valdés Mesa destacó el “sincero orgullo y deber clasista” de acoger en Cuba a jóvenes que luchan por sus derechos, en medio de una compleja situación económica mundial, agudizada por una seria crisis del empleo, que —según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)— afecta a más de 200 millones de personas.

Recordó, además, que para la Federación Sindical Mundial la juventud tiene una significación especial, por tratarse del sector más golpeado por la crisis, cuyos efectos derrumban el estado de bienestar en las naciones más desarrolladas, reducen los servicios básicos y quiebran la credibilidad de las llamadas democracias.

Valdés Mesa recordó que pese al acoso del Gobierno de Estados Unidos por más de medio siglo, Cuba persiste en el mejoramiento de su modelo económico, proceso caracterizado por su sentido democrático y participativo, que contó con el protagonismo de más de 8 millones de personas, encabezado por los trabajadores, con el fin de “preservar y consolidar el socialismo, y mantener las conquistas que trajo la Revolución”, al tiempo que llamó a “luchar por lograr el mundo mejor que merecen los jóvenes”.

Liudmila Álamo Dueñas, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, transmitió el saludo de los jóvenes cubanos, en el que resaltó el impacto de las leyes egoístas del mercado capitalista entre la población joven del planeta, los que alcanzan a más de 75 millones de personas menores de 24 años, por lo que confirió un peso trascendental a la voluntad de la FSM en la organización de la lucha de la clase obrera por una sociedad mejor y más libre de la explotación capitalista.

Agregó Liudmila que la fuerza de los explotados será incontenible y toca a los jóvenes la necesidad de construir un mundo racional, sostenible, solidario y justo, empeño en el que siempre “podrán contar con Cuba y su juventud, que nunca dejarán caer las banderas del socialismo”.

La sesión de apertura, que estuvo dedicada a conocer los efectos del desempleo juvenil en varias regiones del planeta, tuvo también entre sus oradores al peruano Valentín Pacho, secretario general adjunto de la Federación Sindical Mundial, quien evocó las coincidencias entre las aspiraciones transformadoras de su generación y los actuales jóvenes sindicalistas, a los que exhortó a reemplazarlos en el futuro, pero sin perder el compromiso de mantener vivos los sueños del socialismo.

“La dictadura neoliberal nos llamó a no hablar de socialismo, pero seguimos siendo tercos y junto a la voluntad de ustedes nos reconforta la realización de esta conferencia en la Cuba revolucionaria”, destacó Pacho, quien puntualizó que solo la resistencia de la clase obrera hizo posible que la FSM superara la crisis generada con la desaparición del socialismo en Europa a inicios de los años 90 del pasado siglo, realidad modificada hoy por 82 millones de afiliados en todos los continentes.

Durante la primera sesión, los debates giraron en torno a la situación de la juventud trabajadora en Asia, África y Oriente Medio, regiones donde las secuelas de largos siglos de colonialismo y neocolonialismo imponen a la gran mayoría de las nuevas generaciones condiciones de marginalidad, extrema pobreza e inmigración casi obligatoria para encontrar vías de subsistencias.

En la víspera del Día Internacional de los Trabajadores, los delegados abordarán la situación laboral de la juventud en América Latina, Europa y Centroamérica, se elegirá el nuevo secretariado juvenil de la Federación Sindical Mundial, y se aprobarán la Declaración Final y el Plan de Acción del evento, que proyectará las premisas de los jóvenes trabajadores, entre cuyas propuestas figura la realización de una movilización internacional en octubre de este año para frenar el decrecimiento global del acceso de los jóvenes al mercado laboral.