En compra de alimentos en Estados Unidos

Pierde Cuba este año más de 105 millones de dólares

Solo en la compra de alimentos a Estados Unidos el bloqueo causará este año a Cuba pérdidas superiores a los 105 millones de dólares.

Tal fenómeno ha ocasionado a la isla daños por alrededor de mil millones de dólares en la última década, anunció Eidel M. Mussi Velázquez, vicepresidente de Alimport, la empresa cubana dedicada al comercio internacional de alimentos, un rubro en que la mayor de las Antillas gasta anualmente niveles superiores a los mil 600 millones de dólares.

Aunque los niveles de compra de alimentos en Estados Unidos han descendido en los últimos años, Cuba prevé en este 2012 gastos por alrededor de 440 millones.

El ejecutivo de Alimport informó que al no recibir créditos en bancos norteamericanos para la realización de sus compras, Cuba ejecuta esas operaciones con intereses que prácticamente duplican el nivel lógico, lo cual le genera este año pérdidas de entre 40 y 50 millones de dólares.

Asimismo, la nación caribeña verá incrementadas sus erogaciones en un nivel superior a los 40 millones de dólares debido a los riesgos cambiarios. “Cuba no puede pagar sus operaciones comerciales en dólares estadounidenses y al tener que comprar otras monedas deberá gastar este año por esa razón entre 40 y 50 millones de dólares”, dijo Mussi a la prensa.

“Además, la isla incrementa sus gastos en alrededor de 25 millones por concepto de fletes, pues como los barcos de cualquier país que atraquen en puertos cubanos tienen que esperar seis meses para llegar a Estados Unidos, las navieras cobran altos fletes”, señaló.

Mussi Velázquez dijo que, con independencia a precios competitivos en determinados productos, las compras en aquel mercado poseen otras desventajas, entre ellas que los buques que traen las mercancías tienen que regresar vacíos, al no poder nuestro país ubicar productos allí, lo que provoca apreciables desbalances de liquidez.

Unido a ello, Cuba se ve imposibilitada de realizar operaciones lógicas de control de la calidad de las mercancías que adquieren en ese país, lo que ha provocado dificultades