Cuba: elecciones generales

Consenso social sobre el sistema político

Las autoridades electorales están debidamente capacitadas para los sufragios del próximo 3 de febrero

“Cuando uno mira los sistemas electorales de otros países los ve con una ilusión y un romanticismo extraordinarios; cuando entras al tuyo quieres ser extremadamente crítico. El cubano surgió en la década de 1970 y en 1992, en medio de una época muy difícil, se modificó para lograr una mayor participación de la ciudadanía”.

Así hizo saber el doctor Juan Mendoza Díaz, vocal de la Comisión Electoral Nacional, quien reconoce que esa transformación posibilitó la elección directa de los diputados y delegados provinciales, que hasta entonces era de segundo grado o indirecta. El sistema electoral cubano tiene su soporte en la Constitución, la Ley Electoral y las normas complementarias que aprueba la Comisión nacional.

Explicó que en nuestro caso existen dos tipos de procesos electorales, uno parcial, que ocurre cada dos años y medios, en el que se elige a los delegados a las asambleas municipales, y otro de elecciones generales —el que actualmente se desarrolla—, en que se renuevan todos los órganos: se elige a los delegados municipales, a los provinciales y diputados a la asamblea nacional.

“En ciencia política el sistema electoral se presenta como elemento de garantía de la legitimación del gobierno de un país, al medir el nivel de hegemonía con que este cuenta. En muchas naciones la participación de la ciudadanía en las elecciones es ínfima, por lo que las personas que resultan electas no representan realmente la voluntad popular. En Cuba se logran altos niveles de participación, muestra del consenso social sobre el sistema político, y ello constituye una de sus principales fortalezas.

“El derecho al sufragio en nuestro país tiene carácter universal, el voto es secreto y selectivo; no es obligatorio, es un deber y un derecho. En varios países se crean mecanismos para conminar la asistencia a las urnas. Si la persona no se inscribe en el padrón electoral no puede acceder a determinadas prestaciones y facilidades estatales, lo que se utiliza para obligar a la votación. Para nosotros el Registro Electoral es de oficio, no requiere de inscripción previa”.

Como otra de las virtudes del sistema electoral, Mendoza afirmó que la candidatura para delegados provinciales y diputados se conforma por comisiones integradas por representantes de las organizaciones de la sociedad civil, en las que no participa el Partido. Las nominaciones se alimentan hasta un 50 % de los delegados a las asambleas municipales recientemente electos, y el resto por mujeres y hombres de diferentes sectores de la sociedad, es decir, para lograr una muestra del mosaico social cubano”.

La selección de ambos por cientos está concebida por la Ley Electoral. “Cada país tiene sus reglas y estas son las que recoge la normativa cubana. Las propuestas del 50 % que no son delegados municipales emanan de organizaciones sociales, estudiantiles, de masas, y a diferencia de otros sistemas, nuestro Parlamento no se integra por aquellos que luego de una carrera por el poder, muchas veces precedida de grandes gastos de campaña y promesas incumplidas, llegan a la meta.

“La participación de las comisiones de candidatura justamente persigue, entre muchos otros objetivos, que se alcance un nivel de representatividad adecuado y no se produzcan discriminaciones, propiciando la conformación de los órganos por personas procedentes de todos los estratos sociales, profesiones, sexos, color de la piel, creencias religiosas, etc.

Al valorar la preparación para este paso, señaló: “Una de las fortalezas de esta segunda etapa ha sido el esfuerzo de las comisiones nacional y provinciales por la capacitación. Este complejo proceso moviliza a muchas personas de diferente formación y a todos se les exige lo mismo.

“Ya se desarrolló la nominación de los candidatos por las asambleas municipales, se conformaron las boletas, las que fueron expuestas en lugares públicos, sin propaganda ni clientelismo. Los elegidos han sido presentados en los barrios y centros de trabajo y estudio. Ayer se realizó la prueba dinámica, que es una especie de ensayo general de las elecciones y el domingo 3 de febrero, mediante el voto secreto, directo y universal, el pueblo podrá elegir a sus representantes a las asambleas provinciales y al Parlamento”.